Domingo, 22 de diciembre de 2013

sacerdotisa de la diosa irene viscarra

Sacerdotisa de la Diosa Irene Viscarra

 

El arcano XIII del TAROT: la Muerte.

 


Cuando en el 2006 compilé y edité Ningunismo y Otras Vías Ocultas de Liberación, en su prólogo enunciaba los cambios a los que quienes nos embarcamos en un desarrollo espiritual conciente debemos atravesar tarde o temprano. En aquel tomo me refería al arcano XIII, la Muerte, como el gran motor liberador de la vida. Claro que hay muchas formas de encarar este misterio de transformación y los/las que lo conocen estarán de acuerdo conmigo en que la mejor manera es honrándola, dándole la bienvenida sin oponer resistencia. El entrenamiento esotérico así como el chamanismo, cuando bien dirigido, nos prepara sin demasiadas vueltas para prever y transitar los cambios, fases y etapas de nuestra vida y de «la otra vida» que es ni más ni menos lo que nos espera cuando damos un  genuino a ese arcano o misterio que despierta o bien las peores pesadillas en nuestro pobre inconciente recargado o las más retorcidas propagandas ficcionadas de la cultura patriarcal que tanto denigra, teme o se obsesiona con «lo desconocido».

Como iniciada en el Camino de la Diosa, la Ruta de la Sangre y de los Sueños, hoy sé que este arcano representa la gran transformación y oportunidad que nos permite contactar y seguir al yo auténtico, quien es el que en realidad tiene las riendas de nuestra vida y además prepara el terreno «al otro lado», «lo desconocido que tememos», que es «la otra o nueva vida» por seguir adelante. Con todo, no se puede intelectualizar sobre este tema y mucho menos dogmatizar sino transitarlos, practicarlos en forma personal para poder transmitir información saludable a las aguas del conocimiento o su Árbol, el Gran Árbol de todos, que es la intención de este libro; para clarificar la visión, sacudir el polvo y desenmarañar la confusión en la que a menudo «lo oculto» nos sumerge. En este sentido doy la bienvenida y beso la hoz de La Parca que separa la paja del trigo, porque en el trabajo esotérico no hay nada mejor que saber dónde estamos exactamente paradas/os, reconocer lo que sirve de lo que no, y dejar la mesa de trabajo o el altar limpio; así como una alquimista sabe que La Serpiente -símbolo de la vida, la muerte y el renacimiento- mientras muda la piel, desprendiéndose de lo viejo, transmuta el veneno en medicina, para renacer otra vez. Sin proponérmelo siquiera, en el prólogo de aquel libro enunciaba mi propio cambio en la vida personal, mi propia muda de piel y lo nuevo por venir.

Un libro de Mística, Esotérica, Chamanismo y Religión de la Diosa

 El texto pertenece al prólogo del libro Tandava, La Ruta de la Sangre y de los Sueños Un libro de Mística, Esotérica, Chamanismo y Religión de la Diosa

En un nivel mítico, Tandava pertenece al canto chamánico y sagrado de las Sirenas, las mujeres pez con la medicina del Mar, Sacerdotisas de la Diosa que en su inspiración eran capaces de poner  en trance a aquel o aquella que se aventuraba por sus territorios; es decir: que quería sanación o aspiraba a iniciación en la Diosa.

A nivel ensayo, he agregado escritos y visiones personales que surgieron en relación al chamanismo y el budismo tántrico prepatriarcal y mi propio acercamiento a esas fuentes, porque son religiones esotéricas en donde se veneró a La Gran Diosa. En ellas se reconoce y respeta la energía liberadora y transformadora femenina y todo lo que de Ella proviene, incluso la muerte. En dichas prácticas la Diosa o su mandala sagrado danza o se ubica en el centro del círculo. Señora y Guardiana de los ritos de pasaje, Ella irradia sanación, comprensión, y conciencia desde el centro de la Rueda del Tiempo que es suya, a todo/a el/la que contempla sus rostros, es decir: se ha abierto a su energía. Hubo un tiempo en que estas ceremonias de pasaje se celebraban a nivel tribal en donde toda la comunidad participaba y se beneficiaba de su energía transformadora, pues, a pesar de que en el círculo había muchas personas, cada quién recibía la visión o la comprensión justa que necesitaba para guiar su vida y encaminar sus propósitos.

Es mi deseo que Tandava llegue a gente que desconoce o recién descubre la energía de La Gran Diosa y que a través de este libro pueda recibir un vislumbre de la dicha, la fortaleza y el amor que significó para mí haberla reconocido y permitirle como mujer formar parte de mi vida. ¡Qué la Diosa siga danzando, oraculando y enseñando en el centro del círculo, en esta vida y en el futuro que nos merecemos! Sé y presiento cómo nos veremos allá. Tengo mi intención puesta en ello, y en la magia como en la vida, la intención es todo.  Que así sea.

Irene Viscarra, Sacerdotisa de L E S Escuela Esotérica de la Diosa.
Maestra de Magia y Espiritualidad Femenina.
En Luna Oscura del hemisferio sur, enero 2010.

Estudia y Practica La Magia y Espiritualidad de la Diosa


Magia y Espiritualidad de la Diosa es el método de entrenamiento mágico espiritual creado por Irene Viscarra.
Basado en las raíces ancestrales de la Tradición Mágica Femenina (chamanismo femenino, brujería y magia ritual) reconecta individualmente a las personas con el medio que les rodea, su entorno y la naturaleza, creando así la conexión física-espiritual con La Diosa.
El método prepara a la mujer o al varón para integrar esas visiones en su vida cotidiana y/o urbana mejorando notablemente su vida.  Finalmente prepara a Mujeres y Varones para servir como Maga/os Sacerdotisas/es en la Religión de la Diosa.

Magia y Espiritualidad de la Diosa se practica exclusivamente en LES Escuela Esotérica de la Diosa (www.esotericadeladiosa.com.ar)


Tags: argentina, brujeria, sacerdotisa, religion, la diosa, arcano XIII, tarot

Comentarios